El mundo necesita Luz. Tenemos que ser transparentes para dejarla pasar. Y por donde pasa ilumina, quema y cura.

Germán Ancochea

niña con cometa

 

Ayer hacía viento. Por eso quizás fue el día en que mi querido Maestro eligió romper los hilos de su cometa de pájaros. Me había resistido a escribirle, porque aunque sabía que pronto iba a marcharse, no quería despedirme. Ya estaba echando de menos demasiado su sonrisa.

Y hoy por fin le escribo, aquí en el infinito, con la certeza de que me leerá. Decir Gracias es tan poco y tan pequeño….

Hay personas que están llenas de luz, que son luz, y cuando te acercas sabes que la luz existe.

No bastaba despertar y saber que había un camino que recorrer, no bastaba. Hacía falta una luz brillante y cálida que me recordara cuál era mi casa, que me enseñara el silencio desde el que solo es posible encontrar el camino de regreso. Gracias a él sé que no se trata de buscar en ninguna parte, sino de volver al origen del que todo nace. Querido Maestro, voy a echarte de menos, como toda la gente que tuvo la fortuna de conocerte.

Queda mucho camino, pero no importa. Ahora me acompañas y estarás conmigo cada vez que respire. Nos vemos allí, cuando al fin regrese.

Anuncios